Los baños en agua de mar siempre son muy saludables y no siempre apetece ir a una playa de arena. La costa de rocas bajas de Ca’n Picafort es una buena opción para bañarse en aguas limpias y cristalinas de color verde turquesa y, a su vez, disfrutar de la brisa marina. 
 
El emplazamiento propuesto es un antiguo embarcadero llamado «embarcadero de’n Perico» y se encuentra situado próximo a la playa de Son Bauló, en uno de los extremos de Ca’n Picafort. El acceso al agua es muy cómodo y fácil y las aguas son poco profundas: en la zona más inmediata a las rocas de la costa la profundidad está entre 1,7 y 2 metros.


Se puede llegar desde Sa Boleda en tan solo diez minutos, hay muy poca gente y se puede aparcar el coche cerca y fácilmente. La mañana de los viernes es el único día en que el aparcamiento es un poco más complicado debido al mercado local que se monta en la calle de Ca’n Picafort.
 
En general, en verano el régimen de brisas de la zona se inicia sobre las 11:00 de la mañana con un ligero viento que sopla de mar a tierra y que provoca pequeñas olas en absoluto peligrosas. Esta brisa de denomina en mallorquín «embat» y amaina aproximadamente a las 18:00. Es muy agradable y ayuda a suavizar la temperatura.
 
No hace falta llevar ningún calzado especial pues el acceso desde el embarcadero al mar es fácil y los niños, debidamente vigilados y acompañados por adultos, pueden también disfrutar de este lugar.
 
Por supuesto, los días de fuerte oleaje es completamente desaconsejable bañarse en esta zona. Dada la poca afluencia de gente, está siempre desprovista de socorrista.
 
En esta zona de costa se pueden observar plantas de «fonoll marí» o hinojo marino (Crithmum maritimum), planta comestible silvestre que se encuentra protegida y que, por tanto, se debe respetar.


Ver De Sa Boleda al embarcadero «de’n Perico» en Ca’n Picafort en un mapa más grande

 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

Fonoll marí (Crithmum maritimum)