Puerta de acceso al Castillo de Capdepera.
Capdepera, a sólo 30 km de Sa Boleda, acoge uno de los castillos medievales mejor conservados de la isla de Mallorca. Realmente se trata del recinto amurallado que protegió al pueblo de Capdepera hasta el siglo XVIII, momento en que la población se estableció definitivamente extra-muros y el castillo se militarizó. Está ubicado sobre un montículo que ofrece excelentes vistas sobre la Serra de Llevant y el Canal de Menorca que separa ambas islas. 
 
El interior de la Casa del Gobernador alberga el Museo de la «Llata» en el cual se muestra toda la tradición artesanal desarrollada  a partir del trabajo de las hojas del «garballó» (Chamaerops Humilis) para la elaboración de cestos, escobas y todo tipo de accesorios caseros y  agrícolas. La capilla dedicada a la Virgen de la Esperanza es de estilo gótico y muy hermosa.

Torre de’n Nunis

 

El elemento arquitectónico más antiguo que se conserva en el reciento del castillo es la Torre de’n Nunis. Es una torre de defensa musulmana anterior a la conquista cristiana de la isla y por tanto, anterior al resto del castillo. En esta torre el rey Jaume I, conquistador de Mallorca en 1229, firmó en junio de 1231 con los musulmanes de Menorca el Tratado de Capdepera que supuso el sometimiento de éstos al rey cristiano.
 
El «Llibre dels Feyts» (libro de los hechos), narra que los cristianos engañaron a los sarracenos de Menorca encendiendo más de 300 fuegos en diferentes puntos de la costa con el fin de hacerles creer que un gran ejército se preparaba para atacarles. Atemorizados por esta posibilidad, los menorquines acceden reconocer al rey de Aragón como su señor natural y firman el mencionado tratado. El documento se conserva en la  Biblioteca Nacional de París y podría tratarse del tratado de paz más antiguo que se conoce.
 
Jaume II, rey de Mallorca e hijo de Jaume I de Aragón, ordenó fundar Capdepera (topónimo de origen romano, «Caput Petrae») al considerar esta zona estratégica para Mallorca y en 1300 ordena la construcción de este recinto amurallado para recoger a la población que vivía dispersa por la zona. Se trata por tanto de un pueblo amurallado ubicado en una colina a 160 metros sobre el nivel del mar y responde al modelo de arquitectura gótica militar de la época. 
 
La buena visibilidad, los días despejados se divisa perfectamente la isla de Menorca a 40 km de distancia, y la distancia a la costa, que daba tiempo a la población a recogerse y armarse en caso de ataque, convertían el recinto en un buen lugar seguro para los habitantes de la zona.
 
No olvidemos que hasta el siglo XIX los corsarios y piratas camparon por el Mediterráneo y sus incursiones en las Islas Baleares eran frecuentes. Por mar llegaban saqueadores de bienes, animales y traficantes de esclavos con el objetivo de apresar hombres, mujeres y niños. La población de Mallorca vivía en aquella época con constante temor a lo que podía llegar desde el mar y siempre estaba dispuesta a dejar sus tierras y pertenencias para cerrarse en los recintos fortificados en caso de peligro. La Torre de Canyamel es otro ejemplo de fortificación medieval que cumple este objetivo.
 
Con la instauración borbónica pasó a ser un fortín militar defendido por un gobernador y militares profesionales a cargo de la hacienda real y su misión fue el control de la costa y el interior de la isla. En este momento deja de haber población civil en su interior. En 1856 el castillo fue abandonado por los militares y fue subastado pasando a manos privadas. Excepto la capilla, en la cual se recuperó el culto a la Virgen de la Esperanza, el resto cayó en el abandono hasta que en 1983 sus propietarios cedieron el castillo al pueblo de Capdepera.
 
Algunos consejos útiles para preparar la visita. En el portal www.castelldecapdepera.com se puede encontrar más información de detalle.
 
Está abierto todo el año excepto los días 1 y 6 de enero y 25 de diciembre. El horario de invierno (15 de octubre a 15 de marzo) es de 9:00 a 17:00 y el de verano (16 de marzo a 14 de octubre) es de 9:00 a 20:00. La última visita se admite 20 minutos antes del cierre.
 
Para la visita, cuyo coste es de sólo 3€ para los adultos y gratis para los niños, aconsejamos prever un tiempo de entre 60 y 90 minutos, dependiendo de lo que se quiera disfrutar de las espectaculares vistas.
 
El tercer fin de semana de mayo se organiza cada año un mercado medieval en el castillo y los lunes, miércoles y sábados entre las 10:00 y 16:00 hay exhibiciones de cetrería (halcones, cernícalos, águilas, búhos,…) con un coste adicional de 2€ en la entrada.
 
Para comer o cenar en Capdepera aconsejamos el Café L’Orient al que se llega andando en 5 minutos desde el Castillo. En el mapa sugerimos donde aparcar el coche.


Ver de Sa Boleda a Capdepera en un mapa más grande

 

 

 

 

Museo de la «llata».

 

Capilla de la Virgen de la Esperanza

 

 

 

 

 

Capilla de la Virgen de la Esperanza

 

Acceso visto desde el interior del castillo.

 

Descenso desde el castillo hasta la plaza de l’Orient