Durante los meses de verano las costas de Mallorca ofrecen muchas posibilidades de entretenimiento. Si os apetece conocer desde el mar las hermosas calas del levante mallorquín y sus imponentes acantilados, os recomendamos esta corta excursión en kayak de aproximadamente dos horas de duración saliendo de Porto Cristo.
Para llegar desde Sa Boleda hasta Porto Cristo hay que ir hasta Manacor y desde allí se llega a Porto Cristo. Hay que prever 35 minutos de desplazamiento en coche. En la ribera derecha del puerto de Porto Cristo (Paseo Cap des Toll, 11) encontraréis los locales de la empresa de deportes de aventura Skualo (www.mallorcadiving.com)  en donde podréis alquilar los kayaks.
 
Para programar adecuadamente esta excursión conviene tomar dos precauciones. En primer lugar hay que conocer el estado del mar y la previsión meteorológica, especialmente la dirección y fuerza del viento. Una vez se sale de la cala de Porto Cristo la excursión discurre por mar abierto, por tanto, es importante asegurarse de que no haya demasiado oleaje. En el portal www.windguru.com se puede encontrar información sobre previsión de la dirección e intensidad del viento. Hay que seleccionar las localizaciones más próximas a Porto Cristo: Cala Millor o Cala D’or. En segundo lugar es recomendable asegurar que haya kayaks disponibles. Para ello, lo mejor es una llamada de teléfono a Skualo (+34 971 815094) y hacer la reserva correspondiente. Podéis aprovechar la llamada para preguntarles sobre el estado del mar.
 
Los kayaks son para dos personas y con el alquiler de los mismos se incluye el obligatorio chaleco salvavidas. Si el estado del mar es bueno pueden niños a partir de 8 años.
 
Una vez el kayak está en el agua hay que salir desde el puerto hacia el mar. Este primer tramo que vais a recorrer se llama “rivet”, diminutivo en mallorquín de río. Una vez se sale del puerto hay que bordear el lado derecho de la cala de Porto Cristo dirigiéndose hacia la punta exterior en la que se ubica el faro. Saliendo de la cala hay que ir hacia la derecha.
 
Ahora ya estamos en mar abierto y hay que seguir bordeando el acantilado. Sobre el mismo pronto veréis una antigua torre de vigilancia costera llamada Torre des Falcons. Es una de las muchas atalayas levantadas en la costa mallorquina y que tenían como misión prevenir a la población de las incursiones de piratas turcos y norteafricanos. Un poco más adelante, siempre a la derecha, y después de unos 35 minutos remando llegaréis a Cala Murta. Podéis llegar hasta el final de la misma y dejar los kayaks sobre el alga o arena y tomar un merecido y refrescante baño. Es una cala preciosa y los colores azul turquesa del fondo invitan a disfrutar de ella. Cuando os bañéis en ella notaréis corrientes de agua fría y dulce. El motivo no es otro que en esta cala desemboca el acuífero que da lugar a las vecinas Cuevas del Drach, otra visita que recomendamos y de la que hablaremos en otro blog.
 
Después de esta parada ya podéis emprender el regreso a Porto Cristo para devolver los kayaks. Si sois piragüistas experimentados y queréis seguir remando podéis alargar la excursión marina y llegar hasta las calas más al sur que están saliendo de Cala Murta girando hacia la derecha. Ahí están Cala Anguila, Cala Mendía y Cala Romántica.
 
Otra variante es visitar Cala Petita. Está saliendo de la cala de Porto Cristo a la izquierda. En el siguiente link tenéis los recorridos de cada una de las propuestas.

Ver en un mapa más grande